CiudadExperimentosJóvenesSin categoría

Les presentamos Despacio literario, un proyecto chévere

By 24 noviembre, 2022 No Comments

La falta de hábitos e incentivos para la lectura y escritura creativa en Colombia son una problemática no solo al nivel educativo y de calidad de vida, sino también una causa de la falta de motivación para la búsqueda de aprendizaje autodidacta y las deficiencias en los niveles de lectura, escritura y concentración. En esa medida, buscando aportar en la escritura e incentivar la lectura más allá de los espacios escolares y, además, como un aporte a los jóvenes del barrio El Poblado II de Cali, se propuso nuestro proyecto chévere Despacio Literario.    

Despacio Literario consistió en la primera edición de un concurso de literatura destinado a los grupos de trabajo y zonas de intervención de nuestro proyecto Vivo Mi Calle. Dirigido a jóvenes entre 11 y 18 años, el concurso consistió en elaborar un cuento de ficción o relato que mostrara personajes o historias de su barrio. Luego de recibir siete textos durante el mes de julio, la concursante Stephanía Hernández (16 años) fue la ganadora del concurso con su relato titulado ‘Mi barrio‘.

Stephanía Hernández, una de las ganadoras de Despacio Literario.

Si bien solo se abrió una categoría con la premiación al mejor texto, también se hizo un reconocimiento especial a Andrés Quiñones (13 años) por escribir el mejor relato para concursantes menores de 13 años: ‘Las aventuras de Andrés’. Esta actividad permitió acercar a los jóvenes del sector a su primera experiencia literaria y potenciar los procesos de escritura de la juventud. La devolución de los textos por parte de los tres jurados calificadores con comentarios, sugerencias y aportes para continuar desarrollando el proceso autónomo de escritura de los participantes. Este puede ser el comienzo de procesos de mayor producción literaria y comprensión lectora para las adolescentes.

Por otro lado, la puesta en marcha del proyecto significa una apertura dentro y fuera de Despacio del uso de la escritura creativa y la lectura como herramientas de trabajo para incentivar la cohesión social, generar mayores efectos positivos de los jóvenes a largo plazo y contar con otros elementos para conocer más de cerca las problemáticas especificas de una comunidad.

‘Mi barrio’, por Stephanía Hernández.

Las aventuras de Andrés’ de Andrés Quiñones.