Donar Despacio

Nos gusta nuestra independencia y queremos darle herramientas para vivir mejor.

Quiero donar

(Si quiere saber más sobre Donar Despacio, le contamos)

Si ya nos conoce bien y quiere donar:

Chévere lo que hacen

$50.000 COP

Chévere! Me gusta recibir regalo

$200.000 COP

Súper donante

$1.000.000 COP

Varias personas y organizaciones nos han hecho donaciones. Las más destacadas son

Despacio existe gracias a tres cosas: los proyectos para los que nos dan financiación, el apoyo de personas que nos apoyan de manera voluntaria con su trabajo, y las donaciones. Más recientemente, hemos comenzado a enfocar nuestros esfuerzos en lograr más donaciones de personas que quieran apoyar nuestra causa. Como centro de investigación, entidad sin ánimo de lucro y ONG, nos parece fundamental poder mantener nuestra independencia de opinión frente a temas de política pública, ocio y uso del tiempo, y por eso no queremos tener que depender de financiación de entidades de carácter público. Nos gusta hacer análisis independientes y queremos hacer más. Nos hemos dado cuenta que esto es lo que más le gusta a quienes nos siguen: que demos información detallada de cómo camina la gente en Bogotá, quién monta en bicicleta, qué tan ruidosos son los cafés y que metamos un coro (sin permiso) a cantar en TransMilenio y lo mostremos en un video. También les gusta que les enseñemos a armar cometas, que les prohibamos meterse a Facebook (y valoremos su lectura de El Principito como reemplazo), que les invitemos a que trabajen desde un parque, que les diseñemos una libreta para que dibujen garabatos en frente de su jefe (y que les entreguemos una carta para que su jefe sepa por qué lo están haciendo), pedirles que manden postales al lugar más lejano que puedan – y muchas más cosas. Además, nuestras bases de datos están totalmente disponibles para consulta de quien las necesite. No nos detenemos en la búsqueda de nuevas ideas, y estamos abiertos a nuevas propuestas de proyectos o estudios. Esto es lo que nos hace diferentes de cualquier consultora o incluso muchos centros de investigación. Recibir donaciones en Colombia es todo un lío. De hecho, desde enero de 2016 intentamos obtener los botones que ven arriba pero tuvimos todo tipo de obstáculos porque, siendo una fundación, los bancos nos frenan cualquier intento de obtener nuestro botoncito (después de casi dos años, por fin logramos el trámite a través de PayU). No podemos mostrarle una foto de un niño que recibió comida, ni de un oso polar que tiene un iceberg más grande cerca. Tampoco podemos decirle que frenamos un barco ballenero. Pero sí podemos darle herramientas para vivir mejor, para comprender mejor las ciudades y para mitigar y adaptarse al cambio climático. ¿Nos ayuda? Gracias, Carlosfelipe Pardo – Director Ejecutivo