CiudadExperimentosPublicacionesVida

Catarsis Tarifas

By 17 abril, 2017 No Comments

El incremento en las tarifas de transporte público en Bogotá, causó una oleada de comentarios en redes sociales de personas inconformes que veían otras alternativas distintas para mejorar el Sistema Integrado de Transporte a subirle al costo del pasaje.  Por esta razón Catarsis Bogotá, la iniciativa de Despacio.org y El Espectador, quiso conocer la opinión de los bogotanos frente a este acontecimiento, ya sea con puntos de vista a favor o en contra.

Se utilizó una encuesta en formato digital a través de la plataforma SurveyMonkey en la cual se formularon tres preguntas que permitieron conocer la opinión de 117 personas y sus características demográficas. Bajo la pregunta principal ¿Ve usted otras alternativas distintas a subir la tarifa de Transmilenio y SITP para mejorar el Sistema Integrado de Transporte? y complementando con, ¿Cuál es su género? y ¿Cuál es su edad en años cumplidos? se obtuvo la respuesta de 72 hombres, 39 mujeres,  5 personas que no quisieron decir su género y 1 transgénero.

De acuerdo a las respuestas recibidas, se realizó una lectura rigurosa de las opiniones expresadas por los participantes y con base en estas se hizo un recuento y análisis de las mismas.

En los resultados de la encuesta se encontró que la mayoría está en desacuerdo con el alza de precios y consideran que existen otras alternativas para mejorar el Sistema Integrado de Transporte. Con argumentos que apuntan a una mejora del servicio prestado, tratar el asunto de los colados, la corrupción de los políticos y de las empresas privadas encargadas de dicho sistema, la implementación de nuevos medios de transporte público, entre otros. Como teníamos claro que este punto de vista era algo que se esperaba encontrar, quisimos profundizar más en los términos utilizados y la lógica que se encontró.

Las palabras utilizadas con mayor frecuencia entre la población encuestada fueron: buses, contratos, estaciones, operadores, rutas, servicio y tarifa como se puede observar en la nube de palabras. Estas palabras que son mencionadas con frecuencia en los comentarios, dan cuenta de las distintas alternativas y quejas que permean la discusión acerca del sistema de transporte público de la ciudad de Bogotá.

Teniendo en cuenta esto, las opiniones entre hombres y mujeres frente a la coyuntura actual no distan mucho, sin embargo, las actitudes de las mujeres son más propositivas en muchas dimensiones mientras que las de los hombres se destacaron por ser más críticos y en el tema de de dar solucionesse limitaron a exponer aspectos netamente económicos.

Este es uno de los comentarios que nos sirve como ejemplo para resumir de manera general la posición de las mujeres ante la encuesta.

“Considero que si existe otra alternativa que no sea subir la tarifa de Transmilenio y el sitp: 1. Que los dirigentes dejen la corrupción y realmente inviertan el dinero para lo que es destinado 2. Que no se fomente más el parque automotriz particular, tantas ofertas de que cero cuota inicial y pague en el 2018… 3. Que se le dé una mejor iniciativa al uso de bicicleta 4. Que no justifiquen su negligencia en decir que el sistema va a colapsar si no suben la tarifa, eso es absurdo, si el sistema no es eficiente es porque no hay gente idónea en los cargos, gente que no sabe de la planificación de ciudad en la cual también se incluye la movilidad, y la solución tampoco es un metro ya que el suelo de Bogotá en un porcentaje significativo es freático por lo tanto no es viable. Así que la solución no está en sacarle más dinero al pueblo, ya que recursos suficientes hay para que desarrollen una óptima planificación de movilidad y podamos empezar a apuntar a la sustentabilidad urbana”.

En cuanto a los comentarios de los hombres, el siguiente comentario es útil para comprender de la postura que varios de los hombres asumen.

“No robarse el dinero, reducir los sueldos más altos, menos vehículos yendo de portal a portal desocupados, mayor vigilancia para evitar colados, aumentar frecuencia de rutas. Transmilenio ya quedó obsoleto, es lo peor que le puede pasar a un ser humano, es denigrante irrespetuoso, humillante y eso que lo pagamos y muy caro si le suben $200 es un atraco”.

Uno de los aspectos llamativos de la encuesta se encuentra en las opiniones en el grupo predominante de encuestados que estuvo entre los 46 y 65 años. Este grupo coincide en la importancia de la reorganización de la distribución económica entre el Estado y los operadores privados, la frecuencia y el cubrimiento del servicio, los colados, construcción del metro y la necesidad de crear cultura ciudadana.

“Una de las alternativas es que el distrito renegocie los contratos con el sector privado, que es el que se lleva un buen porcentaje del valor del pasaje. El distrito debe tener mayor participación en la propiedad de este sistema y de esta manera las ganancias y rentabilidad que genere el sistema se reinvierta en su mejoramiento y en el subsidio a las tarifas. A largo plazo la propuesta es crear un sistema de carácter público, multimodal, donde esté presente el metro, los trenes de cercanías y el sitp; con una tarifa para el uso de todos los componentes anteriores.”

Temas claves

Dentro del análisis que se hizo, surgieron varios temas que más nos llamaron la atención y fueron recurrentes dentro de la encuesta. Aquí la explicación de cada uno.

Operadores y prestación de servicio

Esto tenía que ver con la postura de los encuestados sobre la proporción del recaudo que reciben los operadores destacando que los ingresos obtenidos en el sistema de transporte público deberían distribuirse de una manera más equilibrada permitiendo que el Distrito reciba un porcentaje del recaudo más alto. Adicionalmente, otros propusieron que este último debería encargarse del sistema en su totalidad y así eliminar la participación de los operadores, también beneficiar más al usuario y no a los operadores. Por otro lado, los encuestados hicieron énfasis en la mala prestación del servicio de transporte, refiriéndose al mal estado de la infraestructura del sistema en general, el bajo y visible mantenimiento de los buses, exigieron que los buses hicieran su recorrido con mayor frecuencia pues no estaban de acuerdo con los prolongados tiempos de espera, esperaban una mejor regulación y gestión de los recursos pues creen que su contribución económica al sistema no se ve retribuida.

Corrupción

A su vez, existe una fuerte crítica al actual mandato y a la corrupción de los dirigentes políticos, esto nuevamente hace referencia a los contratos que se tienen con los operadores privados y al mal uso que se le ha dado a los recursos económicos frente a la evolución del Transmilenio y si realmente va a ser una forma de transporte duradera. Entre las críticas que se encuentraron sobre el alcalde son su prepotencia en cuanto a decisiones distritales y el nepotismo que tiene con los privados.

Colados

Sumado a la problemática del servicio, otra preocupación y queja constante son los colados del sistema de transporte, que con el aumento de la tarifa se esperaría también un incremento en la actividad de estos. Esta situación genera inconformidad entre quienes sí hacen el pago correspondiente de la tarifa pues señalan que de no ser por quienes evaden el pago, el aumento a la tarifa hubiera podido evitarse o al menos incrementar en un porcentaje no tan alto. Las personas exigieron mayor control por parte de las autoridades en que el pago de todos los usuarios se haga efectivo y ligado a esto va el tema de cultura ciudadana, el cual aseguran que sí se promoviera mediante campañas o con planes de educación ciudadana, se podrían evitar este tipo de flagelos en el sistema.

Otras alternativas

Entre otra de las alternativas encontradas en varios de los comentarios, se resalta el hecho de llevar a cabo la construcción del metro, ya sea subterráneo o elevado, pues se cree que esta es la mayor solución al Transmilenio que a pesar de ser funcional es poco efectivo y necesita complementarse con otros medios de transporte. Adicionalmente, se habla de trenes o buses eléctricos que complementen el sistema integrado de transporte. Por último, otra de las soluciones propuestas por el público encuestado es promover otros mecanismos de recaudo que no afecten al ciudadano de a pie. Entre las propuestas están el recaudo de cobro por congestión y de estacionamiento.

Los resultados demuestran una inconformidad casi generalizada de los ciudadanos frente al sistema de Transmilenio y SITP, lo cual se incrementó con el alza de las tarifas y la poca información que se da al respecto de la nueva medida.

Lo invitamos para que lea en este link el análisis completo publicado en El Espectador.

Para ayudar a que Despacio haga más actividades chéveres o analice otros temas coyunturales en Bogotá, haga una donación: http://despacio.org/donaciones/donar