ExperimentosPublicacionesVida

Catarsis Toros

By 2 marzo, 2017 No Comments

A partir de la temporada taurina que fue reinstaurada este año, resurgieron opiniones, marchas y polémicas frente a la tauromaquia. Por esta razón Catarsis Bogotá, la iniciativa de Despacio.org y El Espectador, quiso conocer la opinión de los bogotanos frente a este acontecimiento, ya sea con puntos de vista a favor o en contra de la práctica.

Para ello se utilizó un formato digital a través de la plataforma SurveyMonkey en el cual se formularon tres preguntas que permitieron conocer la opinión de la persona y sus características demográficas: ¿Qué piensa de las corridas de toros?, ¿Cuál es su género? y ¿Cuál es su edad cumplida en años? De acuerdo a las respuestas dadas se realizó una lectura rigurosa de las opiniones expresadas por los participantes y con base a estas se hizo un recuento y análisis de las mismas.

A raíz de la primera pregunta, se logró identificar el porcentaje de participantes que expresaban posiciones a favor, en contra o neutras frente a las corridas de toros. Por una parte, una minoría muy marcada (6%)  defienden el arte del toreo apoyando el “hermoso y valioso ritual que se esconde detrás de dicha tradición, debido a que representa la lucha naturaleza-hombre”. Por otra parte, los anti-taurinos que representan el 88% de los encuestados, cuestionaron esto porque afirman que se “alimentan del dolor y la tristeza ajena sobreponiendo la naturaleza humana a la de los animales, quienes por su parte no necesitan de los humanos para cumplir su cometido”. El restante 6% de los encuestados expusieron opiniones neutras frente al tema.

En cuanto a las personas que contestaron con posiciones anti-taurinas, en la primera nube de palabras se pueden ver las palabras más utilizadas en sus opiniones. Palabras como “tortura”, “maltrato”, “violencia” y “dolor” son muy recurrentes en sus percepciones acerca de las corridas de toros. Por otra parte, en la segunda nube de palabras se pueden ver las palabras más recurrentes presentadas en las opiniones con posiciones taurinas. En este caso, surgen palabras que no se presentan en las opiniones de los anti-taurinos como “animalistas” que hacen referencia a uno de los principales argumentos que son expuestos por los taurinos para defender su posición. Finalmente, en cuanto a las palabras más recurrentes en las opiniones neutras, se encontró de igual forma, recurrencia en la palabra “animalistas” y, por el contrario, no se presentaron palabras referentes a lo violento de la práctica sino en general palabras como “respeto”, “cultura” e “historia”.

Nube de palabras de opiniones antitaruinas:

Nube de palabras de opiniones taurinas:

Dentro del análisis que se hizo, surgieron dos temas de los que más nos llamaron la atención y fueron recurrentes dentro de la encuesta.

Tradición

El principal tema que mencionaron los taurinos es el concepto de “tradición”, refiriéndose a que era una actividad de familia donde era recurrente asistir a corridas toros en donde les enseñaban el protocolo y todo lo que enmarca dicha costumbre. También afirmaron que detrás de esta actividad existía un debate entre la vida y la muerte del toro y el torero:

“Representa el juego entre la vida y la muerte, la naturaleza humana puesto que desde sus inicios más primitivos en eso consistió la vida del ser humano: en la lucha por los recursos para sobrevivir, para alimentarse. El toro, en un acto de lucha, muere en contra del torero, no un enemigo, sino un elemento más de esa lucha por la vida y los recursos, en un último aliento por conservar la vida.”

 

Por otra parte, las posiciones contrarias cuestionaron esta “tradición” argumentando que no porque una práctica se hubiera llevado a cabo durante varios años y continuara haciéndose establecía que fuera una actividad positiva. Los argumentos eran que las dinámicas sociales están en constante cambio y que eso es lo que permite “avances sociales” y cambios en la mentalidad para generar un bienestar común:

“Lo que nos diferencia de las demás bestias es nuestro uso de la razón como instrumento fundamental en el rechazo hacia todo tipo de violencia injustificada que se realice hacia seres que sienten de igual manera que nosotros sentimos (dolor). La regla de oro de la ética dice algo así como: “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”.

Maltrato

La palabra “maltrato” fue una de las más recurrentes en los comentarios de los participantes que tenían una posición anti-taurina. Principalmente, se encontraban contraposiciones directas con respecto a lo que los taurinos dicen disfrutar. Expresaron que no coincidían con la afirmación que la tauromaquia era una expresión de “arte” o “manifestación de índole cultural” y exigían que no se disfrazara dicho acto que ellos catalogaban con palabras repetidas tales como: brutal, barbárico, salvaje, primitivo, despreciable, humillante, retrógrado, cruel y sádico.

Éste tema estaba enmarcado en una cuestión de derechos de los animales, varios participantes demandaban un “trato digno hacia todos los seres”, que entraban dentro del marco de derechos y deberes. De esta forma, dejaron ver que a pesar que hay pocos comentarios hacia los toreros, el toro toma un papel central en el debate. El foco está en el animal y su sufrimiento, corporal y psicológico (estados mentales subjetivos), también lo caracterizaron con adjetivos como: ser indefenso y sintiente con condición de respeto a la vida. Bajo éste punto de vista, se empezaron a tocar temas humanos como que el ser humano tenía el deber de cuidar y velar por aquellos que no tienen voz para que de esta manera se viva en paz y se logre avanzar, volviendo al tema de la evolución como sociedad. Usaron ejemplo las peleas de gallos y perros, las cuales también consideran ilegítimas en su mayoría.

Lo invitamos para que lea en este link el análisis completo publicado en El Espectador.

Para ayudar a que Despacio haga más actividades chéveres o analice otros temas coyunturales en Bogotá, haga una donación: http://despacio.org/donaciones/donar