ProyectosVelocidad

“Que la vía no te quite la vida”

By 2 febrero, 2017 No Comments

En la mañana del Día Sin Carro, reforzamos nuestra política de andar, vivir y conducir a la velocidad adecuada. Esta vez, estuvimos en varios puntos de la localidad de Suba realizando actividades e intervenciones para medir la velocidad a la que conducen los habitantes de Bogotá, y entendiendo qué tanto asocian su exceso como una de las causas más frecuentes de siniestros de tránsito. Sobre esto hicimos una publicación que puede encontrarse aquí.

Actividades

Una parte de nuestro equipo estuvo temprano en la mañana a la Calle 139 con Carrera 95B. Elegimos este sitio porque la Calle 139 es una vía secundaria con alto tráfico, en la que ha habido varios siniestros viales en los últimos años, según los datos que hemos consultado. En esta intersección en específico hay un cruce escolar demarcado y queríamos averiguar qué tanta prioridad tienen realmente los peatones en este cruce. Durante una hora contamos cuántos vehículos les cedieron el paso a los peatones, cuántos peatones utilizaron el cruce y qué tanto tiempo tuvieron que esperar. Esta actividad la repetimos el jueves siguiente al Día sin carro, para ver si había algún cambio de comportamiento.

 

Al terminar la hora pico, el equipo fue al puente peatonal de la Carrera 104 con Calle 148. En este punto medimos la velocidad a la que los vehículos se movilizan cuando tienen vía libre, es decir cuando no hay trancón. También captamos con qué frecuencia los vehículos motorizados exceden el límite de velocidad. Nuevamente, esta actividad la repetimos el jueves siguiente, para ver cómo cambia la velocidad en el día sin carro comparado con un día normal.

Con estas mediciones queríamos evaluar la prioridad que realmente tienen los actores vulnerables en nuestra ciudad, así como las actitudes de los usuarios y conductores de modos motorizados frente a los usuarios más vulnerables. Todo esto con el fin de reflexionar un poco más sobre cuál es la velocidad adecuada para la ciudad.

Otra parte de nuestro equipo estuvo en el Portal Suba, en donde realizamos la actividad “Que la vía no te quite la vida”. Los transeúntes se estremecieron con el estruendo de un choque vehicular – no fue real, era una grabación – . Inmediatamente después del estruendo, se les preguntó a los transeúntes cuál creían que había sido la causa del “siniestro” ficticio, su opinión acerca de la velocidad a la que estaba circulando el vehículo y los sentimientos que les generaba el exceso de velocidad.

Finalmente, durante el Día sin carro estuvimos promoviendo una encuesta virtual, a través de la plataforma SurveyMonkey, en la que pedíamos la opinión de los ciudadanos en general sobre esta jornada y si percibían un cambio en sus viajes entre el jueves anterior (un día común) y el día sin carro.

Resultados

En cuanto a la actividad de “Que la vía no te quite la vida”, el 50% de los encuestados opinaron que el siniestro fue causado por el exceso de velocidad que llevaba el conductor. El 20% de los encuestados consideró que fue responsabilidad de un peatón, y el 23% restante se lo atribuyeron a fallas manuales del conductor o mecánicas del vehículo.

El promedio de las respuestas acerca de la velocidad a la que circulaba el vehículo fue de 90km/h, la cual es una velocidad muy alta para una vía urbana. Por último, les contamos que el siniestro fue causado por un conductor que manejaba a 100km/h, que no alcanzó a reaccionar frente a un cruce sorpresivo. Indagamos sobre los sentimientos que esto les generaba, y en su gran mayoría respondieron miedo, rabia, y estrés.  Los datos recolectados evidencian que conducir a más de 50km/h en una vía en la que circulan varios actores de la movilidad, hace que la probabilidad de que ocurra un siniestro sea mayor.

En cuanto a las mediciones de prioridad a peatones en cruces y velocidad en vía, encontramos que en general los conductores de vehículos (incluyendo bicicletas) no le ceden el paso a los peatones. En los conteos que realizamos, menos del 1% de los conductores cedió el paso a un peatón que tenía intenciones de cruzar la calle o incluso que estaba ya cruzando. Además, el tiempo de espera de los peatones para cruzar fue mayor en el día control (el jueves siguiente) que en el día sin carro, lo cual probablemente se deba al mayor flujo vehicular.

En cuanto a la velocidad, vimos que fue mayor en el día sin carro que en el día control, pues se incrementó en promedio 25%. También nos dimos cuenta de que, aunque el promedio registrado es menor de 50 Km/h, hay varios vehículos que superan el límite establecido para la vía (60 Km/h). En el Día sin carro se registraron ocho infractores y en el día control fueron dos.

Finalmente, en cuanto a la encuesta de opinión, que se hizo como parte de la iniciativa Catarsis Bogotá, se encontró que la mayoría de los encuestados están a favor del día sin carro (56%), mientras que un 22% está en contra, un 8% tiene una opinión neutra y el 13% tiene una actitud propositiva frente al tema, pues sus respuestas se enfocaron en dar ideas para mejorar la jornada. En general, las personas que estuvieron a favor de la medida opinaron que el día sin carro traía beneficios para el medio ambiente, mientras que los que estuvieron en contra argumentaron que había falta de organización y el transporte público colapsaba.

Estas fueron las palabras que más se utilizaron en las respuestas de la encuesta sobre el Día sin carro 2017